En verano, otra parada de la savia